Saltar al contenido
Pilar Motor

¿Cuándo prescriben las deudas de una persona fallecida? Descubre los plazos legales

El fallecimiento de una persona conlleva una serie de consecuencias legales y también financieras. Entre estas últimas se encuentra la prescripción de las deudas que pueda haber dejado el difunto. En este artículo, exploraremos los plazos legales establecidos para la prescripción de deudas de una persona fallecida en España.

Índice

¿Qué es la prescripción de deudas?

La prescripción de deudas es el mecanismo legal que establece un límite de tiempo para poder reclamar el pago de una deuda. Pasado este tiempo establecido, la deuda se considera prescrita y el acreedor ya no puede exigir su cobro.

En el caso específico de una persona fallecida, es importante conocer cuándo se inicia el plazo de prescripción y cuánto tiempo transcurre hasta que las deudas prescriben.

Plazos legales para la prescripción de deudas de una persona fallecida

En España, los plazos legales para la prescripción de deudas de una persona fallecida varían dependiendo del tipo de deuda y de otros factores. A continuación, se detallan algunos casos comunes:

1. Deudas hipotecarias

Las deudas hipotecarias, es decir, aquellas relacionadas con la compra o financiación de una vivienda, suelen tener un plazo de prescripción de 20 años desde la fecha de vencimiento de la deuda.

2. Deudas bancarias

En el caso de deudas bancarias como préstamos personales o tarjetas de crédito, el plazo de prescripción es de 15 años contados desde la fecha de la última actuación del deudor.

3. Deudas tributarias

Las deudas tributarias, como los impuestos pendientes, tienen distintos plazos de prescripción dependiendo del tipo de impuesto y de su naturaleza. Es importante consultar la normativa tributaria vigente para conocer los plazos específicos.

4. Deudas comerciales

En el ámbito comercial, las deudas entre empresas pueden tener distintos plazos de prescripción dependiendo de los acuerdos comerciales o de las condiciones contractuales establecidas. Es importante revisar los contratos y la legislación mercantil para conocer los plazos concretos.

Consideraciones adicionales

Es importante tener en cuenta que, en ocasiones, las acciones del acreedor pueden interrumpir el plazo de prescripción de una deuda. Estas acciones pueden incluir reclamaciones formales, acciones judiciales o reconocimientos explícitos de la deuda por parte del deudor. En estos casos, el plazo de prescripción puede reiniciarse o extenderse. Por lo tanto, es necesario evaluar cada situación de manera individual y consultar a un experto legal si es necesario.

Es fundamental también mencionar que la prescripción de una deuda no implica que la misma desaparezca o se extinga automáticamente. Aunque legalmente el acreedor no pueda reclamar su pago, la deuda sigue existiendo y puede afectar el historial crediticio del difunto.

Conclusion

En resumen, las deudas de una persona fallecida prescriben dentro de plazos legales específicos. Estos plazos varían según el tipo de deuda y otros factores. Es importante estar informado y tomar las medidas legales adecuadas en caso de enfrentar una situación de deudas de una persona fallecida.

Preguntas frecuentes

1. ¿Pueden los herederos ser responsables de las deudas no prescritas de una persona fallecida?
No, en general los herederos no son responsables de las deudas no prescritas de una persona fallecida, a menos que hayan asumido personalmente dichas deudas.

2. ¿Cuál es el plazo de prescripción para las deudas heredadas?
El plazo de prescripción para las deudas heredadas sigue siendo el mismo que el establecido para el difunto antes de su fallecimiento.

3. ¿Es posible acelerar el proceso de prescripción de una deuda?
No, el proceso de prescripción de una deuda sigue su curso normal y no puede ser acelerado por ninguna de las partes.

4. ¿Qué sucede si el deudor fallece antes de que se cumpla el plazo de prescripción?
En caso de fallecimiento del deudor antes de que se cumpla el plazo de prescripción, la deuda podrá ser reclamada a la herencia.

5. ¿Qué ocurre si el difunto no deja suficiente patrimonio para cubrir todas sus deudas?
En caso de que el patrimonio del difunto no sea suficiente para cubrir todas sus deudas, la herencia puede ser declarada como insolvente y no se podrán reclamar las deudas restantes.